Proyecto ‘Somos Felices’ Desintoxicación Digital

Estamos mas conectados que nunca, sin embargo muchas relaciónes aparentan verse comprometidas, fragmentadas, o incluso rotas. Aparatos electronicos y redes sociales aparentan haber creado una ilusion de conectividad cuando en realidad a muchos les cuesta interactuar con otros de una forma significante o saludable. Algunos individuos encuentran que su autoconcepto se ve influenciado por el hecho de que comentarios escritos en las redes sociales han sido ‘liked’ o no. Algunas parejas reportan tener dificultades por ‘amistades’ en dichos sitios (i.e. un(a) ex). Algunas familias podrían estar cerca en cuestión de proximidad, sin embargo años luz en distancia al saber qué está en las mentes o en los corazones de sus seres queridos.  Muchos hoy estamos mas ‘desconectados’ de nuestros seres queridos que nunca.

Para contectarese con sus seres queridos… desconectese de sus aparatos. Sí, es dificil y poco práctico descartar nuestros aparatos del todo. La vida en el siglo veintiuno a veces requiere que usemos estas herramientas con regularidad. Estos aparatos, sin embargo, simplemente son eso, herramientas creadas para usarlas con responsabilidad. No deben convertirse en impedimentos, si no que seán instrumentos que facilitan aspectos de nuestras vidas. Muchos hoy en día han reemplazado el tiempo con seres queridos por tiempo con estos aparatos. Mantenga en perspectiva que nuestros aparatos son instrumentos que han sido creados para trabajar y entretener. Tienen sus propositos y esos propositos podrían ser buenos.  Sin embargo, como cualquier otra cosa en exceso, podría ser toxico. Incluso algo tan primordial como el agua, si consumido en exceso podría convertirse en algo toxico para el cuerpo humano.  Estos aparatos no son la excepción.

Se recomienda que estos aparatos se apaguen una o dos horas antes de acostar. Aparentemente esto permite que el cerebro descanse mejor mientras uno duerme. Los quienes descanzan bien mientras duermen funcionan mas efectivamente y eficientemente el siguiente día. Adicionalmente, se recomienda que cuando en proximidad de otros (i.e. en la mesa) que los aparatos se pongan a un lado. Hoy en día se repite la misma escena, uno a la par de otro no intercambiano con el projimo, si no con otra persona en otra parte. Se le invita a que sea mas consciente en como y cuando usa sus aparatos, a lo mejor usted y sus seres queridos dirán “Somos Felices”. 

Dr. Roy A. Salgado, Jr.

Proyecto “Somos Felices” Detalles

El hombre tiende a tener la abilidad de decir las cosas más apropriadas cuando cortejando a una mujer. Le dice cosas bonitas, le envia un mensajito divertido, le escribe una carta, incluso hasta le podría dar serenata. También sabe que hacer para impresionarla. La podría invitar a cenar, al cine, a bailar. Sabe darle un regalito. Todos gestos ‘nobles’ para conseguir lo que quiere: la mujer (y funciona).

En mi consultorio muchas veces, escucho la misma queja de parte del género femenino cuando refiriendose a su pareja; “Ya no hace las mismas cosas que hacía antes.” ¿Qué les pasa a muchos hombres después de haber estado con su pareja por un tiempo determinado de que ya no dicen o hacen las cosas que decían o hacían cuando las estaban cortejando?” La respuesta corta… “Es bastante trabajo.” Aún asi… hágalo. Caballeros, es bastante trabajo mostrarle a su pareja amor y cariño. Talvéz le enseña amor proveyendole techo, comida, y protección; cosas nobles, pero éstos actos de amor solo cumplen con las necesidades básicas. Estas cosas son buenas para sobrevivir, pero quien solo quiere sobrevivir? Los seres humanos necesitan más para ser felices. Mujeres necesitan más para ser felices.

Con poco se logra bastante. No toma mucho para hacerle el día a su pareja y para comunicarle de que es apreciada y amada. Un simple, ‘Te quiero’ podría ser suficiente. Pequeños detalles ayudan a edificar y sostener una buena relación con su pareja. Si un hombre a tomado la decisión de permanecer en una relación significante, entonces le combiene entregarse completamente y no hacerlo a medias. En las palabras del cantautor, Oscar D’León, “Sácala llévala al cine, cómprale un ramo de flores, bañate junto con ella, llévale la comida a la cama, trátala con mucha ternura, háblale con mucha dulsura, dale amor que elle le gusta que la trates así… Se lo merece.” Haga éstas cosas y cuando a su novia, esposa, o pareja le pregunten como les va; seguramente dirá, “Somos Felices”.

Dr. Roy A. Salgado, Jr.

Proyecto ‘Somos Felices’ Yo, Yo, Yo, Yo, Yo

Mario Moreno Cantinflas, dijo, “Yo amo…, tú amas…, él ama…, nosotros amamos…, vosotros amáis…, ellos aman…; que no solo fuese una conjugación; si no una realidad.” Parece ser que en nuestra sociedad lo citado solo es una conjugación. La ‘cultura’ hoy en día parece celebrar indulgencia y parece reforzar las gratificaciones inmediatas. Hasta los productos que usamos a diario aparentan promover el egocentrismo; los meros nombres de los productos que usamos llevan (en inglés) el pronombre singular en la primera persona.

Frequentemente, me encuentro con el labor de intervenir con familias cuyas dinámicas interpersonales se han visto comprometidas. Me invitan a que facilite un cambio en el sistema familiar y que intervenga adequadamente. Falta de comunicación, el reuso al escuchar al otro, a tener empatía por el otro, o no amar incondicionalmente aparentan ser los factores que se presentan en estos casos. Padres no le escuchan a sus hijos. Hermanos no demuestran empatía. Esposos no se aman incondicionalmente.

Esposos, padres e hijos, hermanos; si quieren ser escuchados, escuchen primero. Si quieren ser comprendidos, tengan empatía. Si quieren ser aceptados como son, quieran incondicionalmente. Es un sacrificio. Es mucho trabajo. Es difícil. La recompense, vale el esfuerzo. “Cuando haces por otros; otros hacen por ti.” Sea el primero en quebrar el hábito de gritar yo, yo, yo, yo, yo. Sirva a los de mas. Piense, “Que puedo hacer por ti?”

Los pardres de familia tienden a ‘saber’ como se ‘deben’ de comportar sus hijos. Los hijos son muy divertidos en las espectativas que tienen de lo que ‘se merecen’.  Esposos son muy listos en decir cuales son los ‘deberes’ de sus esposas; y esposas con mucha certeza nombran las ‘responsabilidades’ de sus esposos.

Padres de familia, preocupensen por sus papeles como padres y no en como se deben de comportar sus hijos. Sus hijos muy rapidamente aprederán cuáles son sus espectativas. Esposos, empiezen a enfocarse en como ser el mejor esposo o la mejor esposa que puedan ser. Es sorprendente como su media naranja le va a recompensar. Lo que se necesita en nuestra sociedad es un cambio de paradigma. Hay que trabajar para cumplir con las necesidades de nuestros seres queridos.

Si yo, tú, el, ella, nosotros, vosotros, y ellos creamos un hábito de cumplir con las necesidades de nuestros seres queridos consistentemente; la conjugación citada se convertiría en realidad para los quienes lo aplican y después se pasará como un legado a otras generaciónes, de las cuáles los recipientes de nuestro amor podrían emfáticamente declarar, “Sí, somos felices!”

Dr. Roy A. Salgado, Jr.

Proyecto ‘Somos Felices’ Coman, Jueguen, Lean: Sus hijos los amarán

‘Mis hijos no me hacen caso.’ ‘Mis hijos se meten en problemas.’ ‘¿Qué hago para que mis hijos me quieran?’ Estas son unas de las quejas de algunos padres quienes se refieren a algunos de sus hijos.

 

Si usted es uno de estos padres, esté articulo está escrito para usted. Si usted es el padre de un pequeñito aún por crecer, esté articulo también está escrito para usted. Sigan esta receta y sus hijos los amarán.

 

Todo niño necesita que sus necesidades básicas sean cumplidas; aire, agua, y alimentación también ropa y un techo. Si éstas condiciones básicas que mantienen al niño vivo están implementadas ya está a la mitad del camino. Los hijos también necesitan empatía, aceptación, y comprención; en otras palabras, AMOR. ¿Cómo puede usted como padre proveerle ésto a sus hijos de una manera efectiva?

 

Coman con sus hijos. Comiendo juntos les ofrece una oportunidad de compartir mientras una necesidad básica se satisface; también provee una estructura en la cuál el padre e hijo pasan TIEMPO juntos hablando de los eventos recientes en sus vidas y una oportunidad de procesar los pensamientos, las emociones, y las reaciones de esos eventos.

 

Juegue con sus hijos. El Dr. Landreth, un conocido ludoterapeuta, dice que el Juego es el lenguaje de los niños y que los Juguetes son sus palabras. Jugando con sus hijos les ofrece una oportunidad de ser testigo a las experiencias de sus hijos, que piensan ellos al respecto, como se sienten, y como responden a esas experiencias. Le ofrece al padre una oportunidad inmediata para lidiar con preocupaciones en el momento y de ser proactivos en las vidas de sus hijos.

 

Leanle a sus hijos. La lectura les ofrece momentos de tranquilidad. Al leerle a sus hijos, se les ofrece la oportunidad de implementar ciertas técnicas importantes como el escuchar, el estar quieto, el prestar atención, y el enfoque. Adicionalmente, se les introduce palabras nuevas que les expande su vocabulario. Los niños que tienen un vocabulario extenso son mas capaces de expresarse verbalmente y menos propensos a comportamientos maladaptivos como el ser irrespetuoso, gritar, pelear, o golpear. Cuando los niños se expresan de una forma maladaptiva muchas veces esta relacionado con la inabilidad de expresar sus pensamientos y sus emociones verbalmente.

 

Comiendo, jugando, y leyendo juntos pueden ayudar a que sus hijos desarrollen las herramientas necesarias para comunicarse bien. En torno, con buena comunicación construimos relaciones fuertes. Cuando ésto ocurre, “Somos Felices”.

 

Dr. Roy A. Salgado, Jr.

 

The “Somos Felices” Project

Recuerdo, que mi tía-abuela compusó un poema para el aniversario de mis abuelitos. Habló de amor y alegria. Habló de momentos muy bonitos en Hondruas cuando mi bisabuelo se sentaba en la silla principal de su mesa de comedor. Describe una mesa llena en la cual se remiraba mi bisabuelo acompañado por su querida esposa, mi bisabuela y todos sus hijos. Mi abuelita técnicamente es la mayor de cinco hermanos; pero ella también fue creada con sus cinco primos-hermanos. Todos crecieron bajo el mismo techo con mis bisabuelos como los padres y patriarcas de su gran familia muy feliz; diez hermanos creciendo con mucho cariño y amor.

Habló de como mi bisabuelo senciallamente se sentaba en la mesa y observaba su obra más valiosa, su familia. Aparentemente mi bisabuelo muy frequentemente, remirandose en su familia decía, “¡¿Verdad, que somos felices?!” … a lo cual le contestaba mi bisabuela, “Si, somos felices.” La sencillez y la elegancia de esas palabras a la vez con la complejidad y el esfuerzo que toma para lograr semejante dicha ha dejado una huella imborrable en éste, su bisnieto.  Yo nunca me senté en esa mesa, sin embargo me nutro a diario de lo que ocurrió en esa mesa. Yo nunca oí esas palabras salir de su boca, sin embargo los cargo en mi corazón, mente, y espiritu todos los días. Yo nunca conocí a mi bisabuelo, sin embargo soy un recipiente, beneficiario, heredero, y administrador de ésta alegría y amor. Las palabras de mi bisabuelo fueron habladas hace casi un siglo atrás; en otro tiempo, en otra tierra, en otro idioma, en otra cultura. Nosotros sus descendientes ahora nos sentamos al rededor de nuestras mesas con nuestras familias y compartimos sus sentimientos. En nuestros intercambios personales, en nuestros tratos, y en el amor que mostramos unos a los otros categóricamente declaramos, “¡Sí, somos felices!” Nosotros como herederos de ésta declaración tenemos la responsabilidad de promover éste legado a nuestros hijos. Somos los administradores de ésta declaración. Que los hijos de nuestros hijos realizen ésta herencia y experimenten éste legado como nosotros lo hemos experimentado; que ellos también declaren, “¡Sí, somos felices!

Roy A. Salgado, Jr., Ph.D., LPC-S, LMFT-S, NCC